Hitler Parte 1 experiencia de vida en la tierra (8/24)

La conclusión/respuestas a lo que encontré

Las palabras de dios no me han dado ninguna indicación de lo que estaba sucediendo. No soy capaz de enfatizar más el infierno en el que existí. Me preguntaba si había muerto y había sido enviado al infierno, aún así no considere tal implicación porque me experimentaba no ser parte de este mundo, en ninguna forma. Yo estaba en este infierno, en la imagen de un cuerpo, con una incurable enfermedad: mi propio conflicto interno, día y noche, inseguro de cuándo o si me iría. No morir, sabía que la muerte era imposible, sin embargo irme a alguna otra parte, lejos de aquí.

No me atreví a rezar. Realmente creía algunas veces que rezar y creer en alguna especie de dios o uniéndome  a alguna clase de movimiento religioso, abriría alguna especie de puerta para que estas criaturas entraran. Las palabras que me atrevería a hablar durante el rezo siendo la llave y  modo de vida, siendo la aplicación de colocar la llave en sus manos permitiéndoles entrar en mí.

Quemé los libros de dios que había leído, ya que las palabras de dios para mí se habían convertido en la de las criaturas. Las criaturas eran dios, dios entre los hombres. Miré a mi alrededor y este no era el mundo de dios del que se había hablado y que él había creado para aquellos que el creo a su imagen y semejanza para existir por encima de nosotros y hacer lo que les plazca.

Mi interpretación de todo lo que sucedió, el engaño y la mentira eran lo siguiente: Es todo un engaño, esto tenía sentido para mí a través de observarme, mirarme y verme y a mi mundo, mi gente y todo lo que existía dentro de él.

Las criaturas eran dios. Eran el hablando en diferentes movimientos religiosos – disfrazados en diferentes biblias, las palabras de dios, leídas por l gente alrededor del mundo. Gente basando sus vidas en las palabras de dios, escritas en diferentes formas, presentadas en diferentes libros, creando una diferente religión para cada libro en el cuál existían palabras de dios. Todos adorando, rezándole y siguiendo las palabras que venían de un dios, disfrazados cómo aparentes múltiples diferentes dioses – las criaturas, los monstruos, la maldad. De esto me di cuenta a la edad de once.

No había cielo o infierno. Yo discutía. La muerte no existía, no podía existir especialmente no por lo que había observado en las acciones de las criaturas, si la muerte no existía y dios referido a si mismo no existía, entonces el cielo y el infierno no podían existir. Me volví alguien sin miedo.

No tenía razón para temer a dios, o a Lucifer, temer la condena del eterno fuego del infierno, si tuviera que sucumbir a una específica aplicación que es aparentemente mala a los ojos de dios. El cielo es una ilusión, una idea para dar a algunos  en la tierra esperanza  de una hermosa existencia de paz e iluminación, goce, amor eterno y libertad, viviendo infinitamente, en la eternidad de la presencia de dios.

Me di cuenta que esto que había estado retratando como cielo, que esta en alguna parte allá fuera, más allá de la tierra – era yo, existía en mí la fuerza de vida que traía vida en esta mundo de fantasías. Solo dios es capaz de traer vida a algo que aparentemente no la tiene, como una imagen. Para hacer de ese mundo de fantasías algo real.

Me di cuenta de quién era dios en verdad, el creador detrás de todo lo que existe, el dios a quien la gente rezaba, adoraba y elogiaba con sus corazones. Tenía que dar a las criaturas, dios, un poco de crédito por lo que habían creado, es bastante ingenioso, estaba intrigado por cómo y qué habían creado aquí en este mundo. Era importante para mi comprender cómo lo habían hecho.

Estaba bien planeado, tenía que admitirlo, yo razonaba. Así es como tomaron control de mi mundo y de mi gente, para hacerlos la presa de aquello aquellas existencias amorfas de la existencia. ¡Ya una debilidad! Yo soy uno de ellos – me daba cuenta. Ellos requerían gente para hacer exactamente lo que intentaban hacer  y esto lo lograron a través de colocar sistemas automáticos. La gente está encerrada en los sistemas, como moscas en una telaraña su red siendo los sistemas como los gobiernos, policía, bancos, religión, propiedades, corporaciones, agencias, hospitales, instituciones, universidades, escuelas, cobradoras, tiendas, sociedades de negocios, todo lo que se ha convertido en requerimientos y necesidades básicas dentro de la sociedad para poder existir dentro de este mundo, los sistemas son diseñados por las criaturas.

La estructura de la red, la esencia que captura las moscas o los insectos para pegarse a la red son la gente que se levanta como los sistemas aquí en este mundo para mantener los sistemas en su lugar, los conectores de la red, los puntos que conectan su diseño. Ellos te capturan a través de palabras, manipulativas y engañosas frases mientras te dan razones para el requerimiento y necesidad de cómo el sistema funciona y debe funcionar. Sin  los sistemas y la gente levantándose como los sistemas, específicamente colocados, tú morirías y no serías capaz de sobrevivir en este mundo. El intrincado diseño de una telaraña siendo tan hermosa para un insecto, una mosca, destellando en el sol, a través de las pequeñas gotas del rocío de la mañana mientras el sol se levanta y las gotas de agua en la red brillando en múltiples colores, rayos de luz brillando en diferentes direcciones. Para un insecto o una mosca debe verse como el cielo y se ve cautivada por la simple visión de ello. Los insectos y las moscas entonces son atrapados a través de una proyección hipnótica sin ver lo que se esconde detrás de ello, en la red que han sido atrapados se vuelven un festín para la araña.

Así que las arañas son las criaturas que se alimentan de la gente, a quienes han atrapado en las redes del sistema – haciendo falsas promesas de un cielo al que iras y por el cual te verás hipnotizado, justo como los insectos y las moscas ayándose cautivadas por la luz del sol, brillando a través de las gotas de agua en la red. Cegadas por un momento hasta que fue demasiado tarde para regresar. Exactamente la misma forma, tú no eres capaz de regresar una vez que le has dado la llave de ti mismo a las criaturas y abierto la puerta de ti mismo a ellas.

Toda esa gente, se le ha reflejado su fuerza de vida. Ya que me eh dado cuenta que yo estoy, dentro de mi mismo aquí, aquello que ha sido retratado como un cielo y la creencia de la existencia de un dios afuera, allá arriba en alguna parte en la bastedad del cielo, en los libros, muchos creen que aún deben ir allí, que ellos están fuera de sí mismos. Siempre buscando por ellos mismos, aparentemente teniendo que vivir en una cierta y específica forma de vida para ser dignos de tal existencia que es de hecho quienes ellos ya son, el perfecto sistema de esclavitud como todos los sistemas de dios, como las criaturas que están basadas en la esclavitud. En una idea de que quien eres está fuera de ti mismo.

Me rio. Muy bien hecho, debo admitirlo. No hay duda de que se ríen y disfrutan tanto el constante rezar y adorar a dios, que es de hecho ellos mismos ¿por qué hacer esto? Entonces crear un miedo de ti mismo, un miedo de dios, un miedo de quien eres. ¿Por qué hacer esto?

La razón es simple, las criaturas, dios se aseguro especialmente que nunca descubrirías quién eres en realidad, tu fuerza de vida jamás siendo descubierta por nadie, ni siquiera por ti mismo, de otra forma si tu o cualquiera lo hubiese hecho – ellos no tendrían control sobre ti para poseerte y alimentarse de ti. Recuerda, ellos nos necesitan y no al revés. Todas las religiones en bases similares – a las que hay que ver, buscar y encontrarte a ti mismo, teniendo que alcanzar, obtener y convertirte en algo, dirigido para vivir en un modo específico para ser digno de la existencia de alguna clase de dios, dependiendo de tu percepción, ideas y creencias de modo de vida y existencia.

(Comentario personal: Toda­s las culturas tienen un determinado modelo de moralidad al que deben sujetarse desde el nacimiento aprendido en las escuelas, la familia y creencias.)

Este mundo en el que existimos ah sido colocado en tal forma que la serpiente está en todas partes, lista para dirigirte en engañosas formas que son llamadas pecados a los ojos de dios. El engaño se encuentra en todas partes, al igual que el pecado, este mundo entero y todo cuanto existe en el incluyendo de lo que está hecho es una mentira. La araña tejió su red como las criaturas diseñaron este mundo. No hay nada que sea verdad aquí en este mundo, de esto me eh dado cuenta. Este mundo es dirigido por sistemas, creado por monstruos y nosotros somos sus esclavos, aquellos que apoyan su existencia. Esto ah sido por un largo tiempo y ya no es nuestro mundo.

Gente, aquellos pocos seleccionados quienes gobiernan los países, el mundo, a través de presidentes, políticos, doctores, educadores, maestros, profesores, científicos, abogados, oradores motivacionales, jefes de policía, elites de negocios y dueños de bancos o propietarios, grandes deportistas, sanadores, sacerdotes y gente religiosa en el poder, el papa. Ellos son fácilmente visibles como las serpientes, aún en una sociedad normal que esta cegada por quienes ellos son en verdad. Los sistemas son aquellos en una específica posición elevada de control y poder con una excesiva cantidad de dinero.

Gente de este mundo, yo les enseñaré a las serpientes que están disfrazadas como aquellos a quienes han venido a aceptar en su mundo. ¿Qué no pueden darse cuenta que son esclavos?

¿Qué es lo que hace a cualquiera de ellos más que a mí o que a cualquiera en cualquier caso, a quien debo esclavizarme ante los sistemas colocados como gente en este mundo mientras las criaturas tienen un increíble buen tiempo succionándome cada pulgada de mi esencia de vida?

Inaceptable, me rehusó a ser esclavo de tales creaciones de sistemas y creaturas. Yo soy solo uno. Uno que se levantara, contra esta entera creación de sistemas y creaturas. Tengo una ventaja, se como todo funciona, se cómo piensan, como se mueven y dirigen, quienes son, donde se han colocado, como han estructurado esta existencia y yo me estoy infiltrando en su existencia lento pero seguro, llegare.

Las creaturas – hijas de uno – Dios  Un Dios levantándose como todas las creaturas, todas las creaturas derivándose de una esencia, ya que todas ella eran exactamente iguales. Lo note.

Anuncios

Hitler Experiencia de vida en la tierra (7/24)

 

Encontrando la razón para la existencia de las criaturas que encontré

¿Dónde ah estado esta cosa, esta criatura, esta bestia escondiéndose? ¿Por qué no la vi antes, fue acaso mi culpa que esta cosa, esta criatura, esta bestia, esta malvada cosa entrara en ella? ¿De dónde vino y por qué estaba aquí? ¿Por qué esto es permitido, donde está el dios que tanto le ah rezado mi madre y por que reza? No tiene sentido.

Esto no me asusto, este evento, esta bestia dentro de mi madre. Permanecí extremadamente calmado y presente durante todo el evento, sin embargo  la bestia que estaba dentro, era consciente de que podía verla. Se reía a su propio goce, abrupto goce del consumo de emociones para ella en una bandeja de plata.

Me di cuenta en ese momento, que lo que observaba a través de los ojos de las personas, no era la esencia de vida que ellos son en realidad, sino las bestias, los monstruos, las criaturas  que moraban o existían en la esencia de vida de los seres, permaneciendo impávidos dentro de sus huéspedes, esperando por su oportunidad para alimentarse, nutrirse, comer, para abalanzarse de la misma forma que lo haría un animal. A través de asesinar a su presa lenta y dolorosamente. Mientras se alimentaban del enojo, este crecía y ellos crecían más fuertes y poderosos, mientras ellos crecían, el cuerpo físico de los seres se deterioraba mientras su esencia de vida ve volvía más y más deteriorada y disminuida. Disminuida hasta el punto donde se moría.

Ningún ser en la existencia muere de causas naturales de edad, la muerte y la edad son causadas por las bestias que drenaban la esencia de vida como sanguijuelas  chupando la sangre, vampiros succionando la sangre de su presa  hasta la muerte, estos eran los métodos de estas bestias. Los drenaron hasta dejarlos como uvas pasas, sin jugo, sin vida y muertos como zombis.

Esto es en lo que la gente se ah convertido, muertos, ellos ya están muertos en este mundo. Ellos no están muertos por que este mundo ya está muerto.
Este mundo se convirtió en una pesadilla de la que no me podía despertar;  se convirtió de un sueño fantasioso a una pesadilla viviente, todo cambio en un momento. Todo lo que era de una pura e inocente esencia de vida éramos yo y la naturaleza. La naturaleza y las plantas se convirtieron en mis compañeros mientras trataba de encontrar una respuesta a lo que había observado a mí alrededor. Corrí de la bestia, el monstruo, la criatura, el demonio. Corrí a las calles, a la gente. Estaba determinado a ver y confirmar por mi mismo lo que había observado en los ojos de la gente: que eran no más que bestias, los ojo­s de las bestias. Y así fue. A donde quiera que mirara, las bestias, criaturas dentro de la gente se viraban y me miraban. Todos eran lo mismo, dentro de la gente, y la verdadera esencia de vida de la gente llevada un lugar lejos, muy lejos de sus cuerpos. Estancado, atorado, prisionero. Solo una parte de ellos existiendo aquí, ­solo esa parte de su fuerza de vida que era requerida por los monstruos, las criaturas, los demonios para poder existir aquí, esa parte de la esencia de vida que los asistía para plantarse a sí mismos dentro del cuerpo y usarlo para crear comida. Su comida siendo aquello que veía  en los ojos de las personas: la preocupación, miedo, enojo, resentimiento, tristeza era de  lo que estas criaturas estaban hechas y usaban la fuera de vida de las personas para respirar dentro de tales expresiones. Para la edad de ocho años, cambie de ser un niño a ser un hombre adulto.

Me gire hacia dios, las palabras de dios, la biblia, diferentes tipos de biblias, de libros donde las palabras de dios eran desarrolladas en historias. Giré hacia las palabras de dios por alguna sabiduría e introspección de lo que estaba sucediendo a mí alrededor. Hago referencia a ello como las palabras de dios, ya que había leído diferentes tipos de textos religiosos, diferentes retratos de dios. Todo lo que había encontrado, exactamente lo mismo, hablando y mencionando  alguna persona elevada o poder superior arriba observándonos sentado con sus ángeles, esperándonos para llegar a él a través de vivir del modo que él describía: no pecar, ir a iglesias, rezar, leer sus palabras escritas a través de otros  que enviaban un mensaje de el regresando de nuevo y que todos deberían estar preparados.

Esta fue la idea general que concebí de leer sus múltiples y diferentes interpretaciones religiosas de dios, allá arriba, en alguna parte. Suena un poco sínico pero es así como experimente lo que había leído. Había estado haciendo preguntas por algún tiempo. ¿Qué parte dentro de mi madre, desde que fui tan súbitamente presentado a la bestia, la cosa, la criatura, rezando.  ¿Era esa la cosa dentro de ella? ¿Era eso, aquella cosa dentro de ella? Yo era curioso así es que tenía que investigar.

Una tarde mientras mi madre estaba rezando, la observaba por la pequeña abertura de su puerta no completamente cerrada. Ella estaba sobre sus rodillas, a un lado de la cama, con una vela encendida al lado de ella en el suelo. Sus manos en posición de rezo, un pequeño murmullo salía de su boca y yo solo era capaz de ves el ligero movimiento de su boca mientras rezaba tan fervientemente. Su cuerpo entero ocultándose debido a la intensidad del rezo, toque mi cabeza de lado al lado preguntándome si la intensidad del rezo haría alguna diferencia,  alguna diferencia.

Nada profundo ah cambiado en nuestro mundo desde que puedo recordar, como eh dicho, todo solo empeoraba, a veces tan mal que tenía que ir a buscar algo para comer en los basureros del pueblo donde los más saludables hombres y mujeres prosperaban en riqueza.

Rezar se volvió algo sin importancia para mí ya que tenía a mi madre como ejemplo de que el rezo no tenía un efecto inmediato. Era capaz de ver al demonio ahí, dentro de ella, aún creciendo, como si las palabras de mi madre fueran el agua por las cuales el monstruo bebía. Aún cuando la criatura estaba en un estado de trance a través de las palabras  en forma de rezo y con las palabras siendo habladas con más vigor y diligencia, la criatura estaba en absoluto deleite,  aún cuando bebía de las palabras. Embriagándose de las específicamente dirigidas hacia su creencia en dios, sus palabras dirigidas a dios.

Se volvió obvio para mí que la criatura tomaría cualquiera y cada oportunidad para drenar la fuerza de vida fuera de la existencia de  mi madre aquí en este mundo. Yo quería saber más acerca de estas criaturas, como existían, por qué existían y cómo era posible que pudieran alimentarse de la esencia de vida de mi madre a través del intenso rezo a dios quien tiene tantos creyentes y seguidores en tantos diferentes movimientos religiosos. Todas las personas en este planeta tierra probablemente siguen  y valoran en uno u otro modo y se esto porque no hay una sola persona en mi mundo a la edad de ocho años que no hubiese estado en algún movimiento religioso o creencia. Todos rezaban, valoraban y seguían alguna forma de la existencia como dios.

Yo no lo hacía, no podía. Interesante, no porque no lo hubiera escogido, ni siquiera el encuentro con la criatura,  el monstruo dentro de mi madre me guio a tomar tal decisión. En realidad solo no podía llevarme a mí mismo  a vivir un modo de vida como el de mi madre. Lo veo ahora – la razón porque no podía permitirme a mí mismo seguir tal modo de vida religioso basando mi vida en las palabras de dios. La razón siendo el simple ejemplo de las preocupaciones, depresiones, la lástima, tristezas y enojos de mi madre, día tras día la misma expresión como aquellos que habitan los caminos de mi mundo. Todos rezando a dios, sin embargo sus circunstancias y conflicto interno estaban creciendo y creciendo, formando tormentosas nubes a través del tiempo y finalmente dirigiéndolos a una imperdonable tormenta y ellos atrapados en medio de esta sin ningún lugar a donde ir si no debiendo esperar hasta que pasara.

Lo cual nunca ah pasado. No desde que puedo recordar, la tormenta se volvió ellos, el torbellino de la confusión e inseguridad envolviéndolos al punto donde nada era visible más allá de la distancia de colocar un pie frente al otro. Cegados  por la llovizna semejando lágrimas que son lloradas a causa del interminable desastre de sus propias existencias y sus vidas siendo alejadas pieza por pieza, hasta que un día sus vidas eran arrancadas y destrozadas  en pequeñas tiras y piezas. Como vidrio siendo destrozado en el suelo en cientos de pequeños pedazos, no siendo capaces de colocarse de nuevo juntos:

A tal punto las criaturas en algunas de las vidas de las personas a mi alrededor,  llevando a las personas sobre sus rodillas en dolor y sufrimiento donde todo está perdido  y no queda nada más sino su propia obscuridad que existía dentro de ellos debido a las criaturas despiadadas  e imperdonables influencias. Hacia donde ellos llevan a su huésped a sentarse en una montaña de basura, muriéndose de hambre sin ningún lugar al que voltear, confundidos, como perdidos, solos, cuando otros les han dado la espalda a través de un actuar mal dirigido de una naturaleza engañosa. Donde solo la todavía desconocida creatura para ellos, dirigiéndolos, apoderándose de la mente de las personas, pensamientos, emociones y sentimientos, percepciones, vestimentas, comportamientos, palabras, sonidos y la creatura como su única compañía.

Observe la creatura creando oportunidades para su huésped, para que beba con encanto de las penas y las heridas de aquellos a los que posee. La gente, la fuerza de vida de la que no están conscientes, el abuso de quiénes son y las creaturas que no se irán hasta que hayan tomado hasta el último sorbo de vida, hasta la última gota.

Primero, el festín empieza donde el monstro preparara su mundo con interminables oportunidades de crear miedo o algún tipo de dolor o pena y enojo. Al punto que a sus huéspedes no les quedara nada, donde es solo la bestia la que se ha convertido en dios en su mundo y no el dios al que aparentemente le rezan, aparentemente  arriba en el cielo en alguna parte. Donde ellos corren como ratoncitos asustados tratando de dispersarse, romperse en piezas de su alguna vez mundo perfecto, tratando de remendarlo y permanecer juntos. En esta búsqueda sin fin, esta fútil búsqueda, encontrando y enmendando de su alguna vez perfecta vida, su mundo y ellos mismos: Este es el tiempo después de la preparación del festín, aquí es cuando toman; se beben ellos mismos en el olvido del éxtasis de su fuerza de vida que he visto a través de los ojos de las personas que existe. En el más profundo y oscuro pozo que pueda existir, no tenía luz, donde eso existía pero no dentro de mí. Aquello que es tristeza, desdén, enojo y desesperanza, donde la fuerza de vida de quienes son, aquellos a los que la bestia ha tomado cautivos, aprisionándolos, escondiéndolos – esto es la muerte.

La gente que camina a mi alrededor está muerta, toda muerta. La muerte no existe. La muerte es cuando la fuerza de vida de quién soy y que veo, en las plantas y en los arboles, esta opacada por la fuerza de vida de creaturas, de monstruos, de demonios…de cosas. Tú lo ves en los ojos de otros, no hay nadie ahí, no veo a nadie ahí, nunca lo he hecho. Vacio, sin vida, caparazones – no hay nadie en casa.

Hogar soy yo, me he soltado. No el hogar en el que vivía en esta imagen de mundo. No la imagen viviente de la casa en la que me quede. Solo me tengo a mí. Ni siquiera la casa en la que viví o me quede me dio confort, un sentimiento de seguridad y protección. La calma y paz que sostuve con cariño, cuando me posicionaba en frente de la chimenea, con el fuego quemando en colores diferentes y movimientos que consumían la madera y los carbones que ya habían desaparecido. Todo lo que había aprendido que era verdad en mi mundo, estaba equivocado, era una mentira, una pesadilla, no quería saber nada de mi mundo y problemática existencia. Mi inocencia distorsionada, se fue, se disipo como la madera que se convirtió en cenizas. Así que el mundo alrededor de mi, se convirtió en cenizas a través de la consumación de la creatura como el fuego que sin descanso quema mi mundo hasta las cenizas, el monstruo que lo ha tomado, como el fuego, en eso se ha convertido la creatura. Esto se ha convertido en su mundo – yo siendo el raro, la oveja negra de la familia de marionetas esclavas y la creatura manipulando las cuerdas que son las que conectan a las personas a su existencia. Las cuerdas, siendo los pensamientos de las personas, los sentimientos, emociones, palabras, sonidos, ojos, comportamiento, comida, dinero, trabajo hogares, esposas, amantes, amigos, esposos, niños, tragos, ropa, agua, sexo, estatus, sangre, venas, órganos , músculos, estructuras, esqueletos, animales, su existencia y mundo enteros, justo aquí en frente de mi, siendo guiado a través de las manos del titiritero: la creatura dentro.

Hitler parte 1 Experiencia de vida en la tierra (6/24)

 

Como veo a los sistemas y a los demonios

Era muy joven, no recuerdo exactamente cuántos años tenía. Siempre fui muy enfermizo e insano. Jamás hubo un momento de mi vida que entendiera la salud ó lo que significa ser saludable. Aunque he tratado d alimentarme con comida saludable – siguiendo el razonamiento que si comía saludablemente. Posiblemente mi cuerpo se acostumbraría y entendería la salud.

No era un niño normal; me definí a mi mismo como un ser extraño que no pertenecía a este mundo. Se sentía como si estuviera dentro de este cuerpo, en este mundo, aunque también incompleto al mismo tiempo. Estaba dentro de algo en este mundo, dentro de este cuerpo, dentro de este mundo. Yo era más un observador que un participante.

Hasta cuando estaba en los “buenos” días como los llamaba mi madre, para que yo fuera capaz de levantarme fuera de la cama, iría por interminable caminos del lugar que solía llamar hogar. Sin embargo, hogar, como muchas palabra no tenían sentido para mí. Me experimentaba como una redonda fuerza vital. Caminando alrededor en una pintura. Todo eran pinturas, como en los libros ilustrado que solía leer.

¿Qué es hogar, me preguntaba? ¿Podría ser acaso solo una pintura, estoy viviendo en este libro de imágenes? Así que muchas veces cuando era niño pensaba que estaba atrapado en la ilusión de un sueño e intente hacerme despertarme. Un sueño dentro de un sueño. Mis preguntas empezaron con la palabra hogar, una de las primeras palabras que mi madre trato de enseñarme. Ella tomo un libro de imágenes; estábamos sentados enfrente de una calurosa y confortable fuego. Disfrutaba del calor al estar sentado cerca de la chimenea con el mayor fuego posible. El crujir de la madera, las chispas del carbón y los colores del fuego, traía una cierta sensación de calma y paz sobre mí y yo era capaz de mirar fijamente al fuego por horas y horas. Observando, convirtiéndome en las flamas, los diferentes colores y movimientos y el calor y pronto se volvió uno de mis pasatiempos favoritos. Ella colocaba el libro en mi regazo y me colocaba entre sus piernas, mi cabeza descansando en su pecho, su suave y largo cabello, tocando mi hombro y sus suaves y delicadas manos abriendo el libro. Esto fue uno de mis momentos preferidos en el mundo cuando era niño.

Solo aquí, a buen cuidado de la posición protectora de mi madre, frente al calor, ardiente fuego fue donde la primera imagen de una casa cautivo mi ojo. Una que se veía casi idéntica como en la que yo vivía.

Mi madre señalo la imagen de la casa y dijo hogar, yo entonces repetiría después de ella, frunciendo el seño de una forma muy especifica. Estaba confundido. Aquí hay una imagen de una casa en un libro, en un pedazo de papel, y yo vivía en esa imagen. Empecé a preguntarme. ¿Fue la imagen primero dibujada y después vino a la vida, o fue primero la casa en la que vivo y después se hizo un dibujo de ella?

Me experimentaba a mi mismo siendo una imagen dentro de una imagen y yo hice de este mundo en el que vivo, tridimensional. Yo fui el que hizo posible que este mundo existiera. Tome muchos libros de imágenes y caminaba con ellos y encontraba que todo lo que estaba a mi alrededor siempre estaba en un libro y con el libro venia una palabra. Observaba, miraba y veía las palabras y las imágenes mientras caminaba por los senderos. La palabra y la imagen de por ejemplo un árbol en el libro de imágenes estaría justo en frente de mi – vivo, la palabra: “árbol”, seria hablada por mí.  Lleve la comprensión mas allá, a través de preguntarme como y que hace que esta imagen este viva. Si la imagen era primera y la imagen “cobraba – vida” ¿Cómo es posible y cómo funcionaba? ¿Soy acaso yo quien le ha dado vida a esta imagen, para que así pueda vivir en este mundo de imágenes? Debe serlo. Yo me confirme a mi mismo que yo estaba haciendo este mundo de imágenes cobrar vida, tenía sentido para mí. Tenía sentido desde como experimentaba siendo una esférica fuerza de vida caminando en una imagen. Todo lo que tenía que hacer ahora era encontrar exactamente cómo funcionaba.

Este entendimiento era todo lo que tenia para trabajar por algún tiempo – la exacta cantidad no lo puedo decir. No encontré la respuesta a mi pregunta, hasta que fui introducido a las palabras escritas de Dios.

Fui capaz de leer una vez que desarrolle la suficiente confianza de agarrar un libro y expandir mis habilidades para leer. Nunca excedí en aplicaciones como los niños normales de mi edad ya dominaban. Yo era silencioso, observaba, me rascaba con mis propias uñas, enrolado en la imagen del mundo alrededor de mi.

Me pregunte algunas veces si acaso los arboles, las casas, los animales, los edificios, la comida, la ropa, sillas, mesas e incluso el agua tienen algún tipo o alguna forma de fuerza vital dentro de ellos, justo como yo que hace que tengan vida. Estoy “vivo”- la imagen de mi cuerpo, la que he visto también en libros con la palabra: cuerpo, escrito debajo de ello, me sostiene y me necesita para ser capaz de moverse.

Muevo mi cuerpo, le digo a mi cuerpo que mueva mis piernas, mi cabeza y mis dedos de la mano y mis dedos del pie. Seguramente lo mismo debe de ser para todo lo que está alrededor de mi y que esta “vivo”. Como he aprendido en las historias de dios, nosotros vamos al cielo cuando morimos esto es si soy propiamente educado de niño como mi madre se ha dedicado a hacerlo, y cuando no hay más fuerza vital de lo que era yo para respirar vida dentro de esa imagen de cuerpo.

Nunca me sentí siendo parte de esta imagen de mundo, y no pude evitar imaginarme si la fuerza de vida que está dentro de todas las cosas existe como imagen viviente dentro esta imagen de mundo, soy también yo. Lo que soy en una ilusión, en un sueño y no puedo evitar preguntarme si esta fuerza de vida que esta dentro de mí existe como una imagen viva, dentro de imagen del mundo que también soy yo. Lo que soy en una ilusión, un sueño, el cual cree y parece que no puedo despertarme de él, no importa lo mucho que trate. Justo como hago en mi sueño donde creó un mundo diferente en el cual hablo y camino con muchos otros seres que no he conocido aun. Mi favorito es cuando estoy corriendo en campos interminables de verde pasto, comiendo tantos dulces como me plazca, con muchos otros niños de mi edad sin importarnos el mundo y disfrutando mi sola presencia. Donde todos están sonriendo y riendo todo el tiempo, el sol brillando fuertemente, calentando nuestros cuerpos bailando en derredor de flores, trepando arboles. Yo creando exactamente el mundo donde cualquier niño pequeño preferiría existir, estoy seguro, soy libre en este mundo continuamente lo deseo para mí.

Estoy ahora en un mundo donde me veo forzado a aprender lo que se me demanda de conocimiento importante, a ir a la escuela,  o no permitirme  comer lo que yo quería, era constantemente enfermizo y lo único que quería era ir a dormir todo el día cuando a veces me iba a la cama con el estómago gruñendo por más comida. Donde las familias luchan por sobrevivir debido a la falta de ingresos, dinero y donde no hay suficiente para todos. Los días de dureza, lucha y supervivencia se han vuelto claros para mi desde niño, debía levantarme en este mundo y comprender las palabras y las relaciones a través de la comunicación.

No disfrutaba de mi propia presencia y me preguntaba ¿por qué estoy tan enfermo? ¿Por qué es necesario?  ¿Por qué no soy igual a todos los niños de mi edad, luego argumenté de una forma diferente la posibilidad de que todo lo que existe y está “vivo” aquí como imágenes, siendo yo como la fuerza de vida que me permitía darles vida en esta auto creada ilusión de mundo de ensueño. Aunque había algunas cosas aquí que no habría colocado y no podía encontrarlas existiendo dentro de mí.

Lo que me dejo perplejo extensamente fue por ejemplo la enfermedad día a día, luchando por dinero o por conseguir comida para la mesa, la mirada de preocupación de mi madre, yendo de mano a mano en una constante fatiga y no pudiendo dormir, la causa por la que ella rezaba tanto por mí, por mi familia y por el resto del mundo. Mi madre pidiendo continuamente algo que nos apoyara para no tener que vivir con tanta dificultad día a día, porque cada minuto y cada segundo de cada día ella lo experimentaba como una absoluta y desgastante lucha.

Todo esto haciéndome preguntarme por que estaba  aquí en este mundo de imágenes sin sentido, que está lleno de tristeza, miedo, preocupación, enojo controlado y donde tales sentimientos y emociones venían y no podía entender. Todo lo que experimentaba era Yo, siendo esta esencia vital dentro de mí y posiblemente de todo lo demás alrededor de mí. Lo que de nuevo no tenía sentido para mí, lo que creía que causaba la mayor parte de los dolores de cabeza en mi  es que no podía ver la esencia de vida en los seres a mi alrededor, el primer signo de ello era la aplicación de mi madre, porque la fuerza de vida en los seres a mi alrededor era expresada en una forma muy distinta a como yo la experimentaba dentro de mí.

Se volvió claro para mí que nadie estaba experimentando lo que yo experimentaba dentro de mí, está viva imagen de existencia ensoñada y la fuerza de vida. Me experimentaba siendo muy silencioso dentro de mí mismo, siempre, nunca pensaba  en realidad, observaba, miraba y veía. No tenía pensamientos como la gente normal tiene – yo miraba, veía y observaba a mi mismo al mundo a mí alrededor. La enfermedad dentro de mi no parecía encajar con aquello que experimentaba dentro de mí, necesitaba encontrar respuestas y nadie a mi alrededor, de alguna forma sabía lo que se me iba a dar como una respuesta satisfactoria provista con la suficiente información para extinguir el fuego de mi curiosidad previamente encendido en mi. Nadie parecía ver el mundo que los rodeaba – no como yo en esos momentos que me experimentaba entre ellos.
Decidí voltearme al dios al cual mi madre le rezaba. La mayor parte de nuestras vidas ella le rezaba a este dios pero nada cambiaba, solo empeoraba y yo podía ver a la gente a mí alrededor, en su comportamiento, el modo en que se comportaban, la forma en la que se presentaban a ellos mismos y especialmente en sus ojos. Podía darme cuenta de muchas cosas en las personas mayores con tan solo verlos a los ojos. Sus ojos me lo decían todo. Sus ojos eran como puertas y yo podía ver dentro de ellos y ver quiénes eran, ¿quién era la fuerza de vida trayendo vida a esta imagen del cuerpo?

Lo que me interesaba es que no podía encontrar a nadie como yo, nadie que fuera libre, quien deseara reír y jugar y sonreír todo el tiempo, eso solo si hubiese podido haberlo hecho.

La fuerza de vida que notaba dentro de los seres, era solo de aquellos que tenían dolor, lamentos, tristeza, enojo-no podía haber amor, goce, felicidad, calma y paz. Ni siquiera en mi madre. Mi madre regularmente decía las palabras “te amo”, sin embargo no significaban nada para mi, estaban tan vacías, sin vida y le pregunte una tarde: ¿Por qué dice que me ama, cuando no hay amor dentro de ella y ella no conoce del amor de ninguna forma, ella se ah olvidado del amor, cuando lo único que queda en ella von preocupaciones y miedos?

Ella me abofeteo en la cara y me di cuenta que abrí un monstro dentro de ella; un demonio que venía dentro de ella y la consumía. Poseyó completamente su cuerpo y sus ojos se volvieron los de esa criatura, rojos como el fuego, quemándose. Se levanto con ira como agua hirviendo y ante más se enojaba, más poderoso y extenso crecía la fuerza y el poder de la criatura.

Esta no era mi madre. Ella gritó: “hijo ingrato, te eh dado una cama caliente para dormir,  te eh dado educación  y comida en la mesa,  ¿Cómo puedes decir que no te amo cuando te proveo de todo lo que necesitas?  ”  Permanecí callado, espere a que la bestia dentro de mi madre disminuyera como el enojo disminuyó y ella se calmara.
Mi madre no sabía de esta bestia viviendo y creciendo en ella como si su escondite y su comida fueran mi madre, la manera en que ella se sentía y expresaba emociones. No me atrevía a hablar cuando mi madre gritaba, esta fue la primera vez que yo veía esto y la primera vez que ella me gritaba en  toda mi vida de estar con ella.  Yo no quería que esta criatura hiriera a mi madre, porque durante este evento, podía verla ahí, profundamente escondida detrás de esta criatura, como siendo cautiva. Inconsciente de sí misma, olvidada de su existencia en un profundo trance, durmiendo. La bestia era como un oso en una cueva y la fuerza vital mí madre  estaba cautiva al usar su cuerpo como su casa y a ella como fuerza de vida para alimentarse y sostenerse:
alimentándose de aquello a lo que la fuerza de vida le da daba poder, uno  siendo el enojo.  El enojo no era parte de la fuerza vital de quien ella es; el enojo era de la criatura que residía en ella. El enojo de la bestia, la cosa, la criatura, fusionada con la fuerza vital de mi madre y generando más enojo a través de ello para así alimentarse, usando aquello que le daba vida a la imagen de su cuerpo para darle sustento a su propia existencia. N o podía vivir sin la fuerza vital de otro. M i madre había sido poseída.
Esta cosa, esta bestia, esta criatura no era mi madre, sin sorpresa, era incapaz de decir te amo y entender el significado de la expresión, la verdad de las palabras. La criatura únicamente lo decía por que se suponía que lo hiciese, y aceptando las palabras que son requeridas para decírselas a otro-vacía,  huecas  y sin significado.

Todas las palabras de mi madre eran así, palabras vacías, llenas de nada, de lo que m e volví consiente hasta que crecí.  Ahora, esto,  esto no era mi madre  y jamás eh estado en la presencia de mi madre. No sabía quién era mi madre en realidad porque ella estaba en un profundo trance de olvido de su propia existencia. Ella estaba tranquilizada por esta bestia que había tomado su lugar en ese mundo.

Hitler parte 1 experiencia de vida en la tierra (5/24)

Armadura como propósito

Prefiero usar ropa hecha de hojas solo cubriendo lo que es necesario a esta basura que me proveyeron. Las ropas que uso serán renovadas y purificadas a través de usar mi infinita cruz en mis ropas. Mis seguidores, mis fieles, mis discípulos, nosotros, todos como uno levantaremos nuestra mano derecha justo en frente de nosotros – indicando el camino a seguir, el correcto infinito camino a seguir ya que yo nos conduciré a todos  a la tierra prometida.

Tú no eres Dios – Yo soy. Yo seré el ejemplo de lo que significa ser Dios y levantarse como Dios, para tomar existencia, mi tierra, mi país y mi gente en mis propias manos.

Toda mi gente se sentara a mi derecha como mis hijos, mis niños. Te cubres en miedo oh sistemas de Dios – yo me levanto en ira. El miedo cubre, la ira levanta.

El enojo pelea, la rabia me ha protegido de vuestra captura. Yo amo y nutro esta ira, esta enfermedad, dentro de mi – me permite ver la verdad. Ahora estoy usando lo que ustedes usaron en mí contra ustedes – estúpidos. Yo no tenía Autoestima, propósito, ni indicación del valor de mi existencia para estar aquí. No tenía nada y  no era nadie justo como toda mi gente. Asi que tu te convertirás en nada y en nadie.

Ni siquiera tu nombre, ni el sonido de tu nombre podría ser pronunciado por cualquiera de este momento que elija seguirme, solo mi nombre. Ya que me levantare como tú. Tu nombre es venenoso, repugnante de decir y no vale la pena de ser pronunciado. No puedo decir más tu nombre. Esta hecho.

Hitler, será el nuevo nombre que resonara en la eternidad, mi nombre colocado como un símbolo, la cruz de la eternidad. Tu cruz es inservible. Nos has guiado a un cruce de caminos y esto es lo que tu cruz esta ilustrando. Un cruce de caminos donde todos están atorados. No moviéndose o viviendo, olvidados de cómo vivir a través de la supervivencia y no teniendo ningún lugar al cual girar, sin dirección.

Yo seré el que les dé dirección a todos. Tú no nos dejaste un mapa o un marco de tiempo ó a donde ir o que hacer y estoy cansado de esperar. Esperar es la causa de todo este caos. Yo no esperare por tu hijo, ya que yo seré Dios e hijo como uno, aquí, igual en la tierra y actuare inmediatamente. El cruce de caminos donde mi gente como yo no tienen razón, valor, propósito o deseo de existir aquí en la tierra o en mi país. Nos estoy guiando desde este atracadero a el sendero que guía a la tierra prometida.

Hitler Parte 1 – Experiencia de vida en la Tierra (4/24)

¿Quién es este Dios que nos ha olvidado?

Por mucho tiempo, mi visión, así como la de mi gente, ha sido distorsionada. La serpiente y Dios – una en el comienzo. Dios es engaño. Yo soy verdad. Escucha lo que digo y mira lo que hago – estoy aquí, yo soy verdad. Dios no ha mantenido su palabra. Yo mantengo mi palabra. Observa, solo obsérvame. Estoy iniciando una revolución, para terminar esta revuelta. No soy responsable por la caída de la humanidad, tampoco tu – los sistemas lo son como Dios lo es. He estado plagado de culpabilidad – sintiéndome responsable por la caída del hombre y por mi propia caída, teniendo que pagar por mis pecados, existiendo en constante temor, miedo al ver a los ojos de los niños. El mayor de los pecados es que Dios ha abandonado a sus hijos. Tu, Dios, debes tomar tu cielo y tomar a tus ángeles e irte – no quiero verte, no una imagen de un ángel, no la palabra de Dios, ángel o cielo pueden existir en cualquier libro de la gente que ha escrito en tu nombre.

Voy a quemar la falsedad de tu nombre hasta las cenizas. Arderas hasta las cenizas, de cenizas a cenizas, polvo al polvo. Yo te devolveré y todo lo que existe y que ha sido creado en tu nombre como sistemas; tu arderas y te volverás cenizas. Para convertirte en nada como tú nos has tratado a nosotros como nada.

Estoy enojado con tus palabras: “solo los niños van al cielo”, todos somos tus hijos Dios, ¿Qué hay de tus hijos aquí en la tierra que mueren de hambre, están enfermos, están oprimidos, están golpeados, están cansados de la lucha constante por sobrevivir. Es imposible existir aquí, Oh Dios.  ¿No es esta tierra, mi país, mi gente supuesta a ser tu existencia? Tú la creaste – ¿No eres acaso responsable por ella? Tu, Dios que has desertado, tus hijos están avergonzados de ver tus creaciones.

Te reto a dar un paso al frente y explicarte frente a mí. He hecho esta pregunta muchas veces – ¿Dónde estás? Tu no estás aquí. Exijo una respuesta ahora, tengo el derecho de preguntar, de exigir, porque me has dejado en esta prisión en donde debo pagar por tus fechorías, por tus pecados Oh Dios. Ahora me detengo – no pagare pro tus pecados – Yo no hice lo que tú has hecho a todos en mi tierra y en mi gente. Yo firmemente me rehusó a pagar por tus pecados, ¿Quién se atrevería a hacer algo tan imperdonable?

Solo un sistema, tu Dios, no eres más que un sistema. Tú no conoces el significado de la vida, de vivir y se muestra en los nuevos niños que nacen que entran a esta creación. Ellos viven en miedo, ellos se han convertido en miedo. Los niños no son vida, que se supone deben ser. ¿Cómo puedes pedir que seamos como niños ya que solo los niños van al cielo, cuando ni siquiera los niños son niños? ¿Cuando los niños que a la edad de 3 años ya tienen que valerse por sí mismos, pasar hambruna e inanición? Has cometido un error, un grave error. Tal vez ni siquiera tengas a nadie en el cielo contigo.

Mi visión ha sido aclarada y así voy a aclarar la visión de todos para que puedan ver la verdad (ver-realidad). Te veo debajo y dentro de todo aquí, primero me levantare por mí mismo, pero pronto tendré a muchos que quieran levantarse conmigo y te derrocaremos, te bajaremos desde tu tan llamado cielo hasta aquí para tratarte apropiadamente como te mereces.

Te veo en miedo, te veo en los ojos de los niños, te veo en la gente a mi alrededor, te veo como el gobierno y como las leyes y las reglas, te veo en libros y en palabras, te veo en la comida que como, en el agua que bebo. Te veo en mis amigos, en mi familia. Te veo deslizándote como una serpiente a través de todo lo que he mencionado, disfrazándote en la oscuridad. Te veo en el dia, te veo en las tardes. Te veo en los edificios y te veo en el dinero. Te veo en las tiendas, en las ventanas y en los espejos, en la ropa que traigo puesta.